páginas vistas

jueves, 15 de septiembre de 2016

Con Maya en París aprendiendo a caminar...

Maya llego a la Place Igor Stravinsky, en un lateral del Centro Pompidou, y lo primero que busco son las coloridas esculturas giratorias, de poliéster y fibra. Junto a las esculturas móviles de Tinguély, que aligeran el peso del agua, frente al gótico flamígero de la iglesia de Saint Merry. En la fuente hay un elefante, una serpiente, un sombrero de clown y un cinético pájaro de fuego...  simulacros de criaturas vivientes en  movimientos mecánicos  producidos por motores eléctricos. Bajo este espacio en agosto de 2010 Maya hizo suya nombrar a su madre... Amore!!!!!, despojándome así de mi singular forma de nombrarla... a ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario