páginas vistas

jueves, 23 de octubre de 2014

El Fado. Lula Pena y la madrugada.

Cuando Lula Pena canta y es madrugada, no existe la noche. Cuando ella canta no puedo decir que canta fados aunque cante en portugués y toda la atmósfera de los recuerdos que generan sus melodías lentas, no cansadas, lo parezca.  

Cuando ella por fin canta todo deja de ser y piensas: ¿qué hice escuchando boleros, filin y bossanovas toda mi vida?...
Respuesta: Escuché estas lágrimas melodías para adorar el fado cuando llegará a Portugal. Yo lo descubrí a orillas del Tajo en Lisboa después de hacerme una foto con Pessoa, en el mismo café donde escribía versos y cuentos y luego en su tumba, aunque en realidad ahora pienso que toda Lisboa es Pessoa. Sucedió  a inicios de este siglo...
Cuando Lula acaba de cantar no hay silencio, hay vacío.

Nota:

Lula Pena (Lisboa, 1974) es cantante, guitarrista, compositora e intérprete portuguesa, que en junio del 2010 lanzó su segundo álbum Troubadour (Mbari) luego de un silencio de doce años, que siguió al lanzamiento del extremadamente exitoso Phados (Carbon 7)
Su hermano tocaba guitarra y fue con él con quien Lula descubrió el simple milagro de la polifonía, cuando ambos cantaban juntos, mientras exploraban la discografía con Simón & Garfunkel, Bob Dylan, folk norte-americano, Beatles o jazz. Es esa parte de su educación que hasta hoy mantiene una manera de no “buscar nada” pero sí de “ir encontrando”.


Post escrito a la curiosidad de Inge por mesenger desde Miami.

miércoles, 22 de octubre de 2014

¿Europa o Barcelona?

Hay algunos lugares de Barcelona que cuando paso tengo el sentimiento de que en unos metros he cambiado de ciudad. En este ángulo-perfil  en Gran Vía de las Corts esquina Ramblas Catalanas, a la altura del bar OBAMA, miré hacia la izquierda, y recordé una Plaza en Praga, y otra calle en Bruselas llena de edificios Art Decó, teniendo conciencia que pudiera ser un ángulo de varios barrios de París... Ya sé que el lector dirá, claro estas en Europa, si pero no te ocurre con todas las calles ni te ocurre en todas las esquinas. Se llama nostalgia, se llama viajes de verano,  se llama memoria. Quizás te recuerda que vives rellando vacíos con referencias de vida...que vives en parte, solo la mitad de un lado de ese lado del bi-soñé. No porque ya estoy calvo, sino porque lo soñé dos veces.