páginas vistas

jueves, 27 de agosto de 2015

Un día de paseo en Cannes: El lujo, Los Alpes, El mar y El cine.



Más allá del lujo, las playas privadas, los coches más caros del mundo aparcados en la calle, las tiendas, los yates árabes y las mujeres de las revistas que ves andando por la calle y su glamour, Cannes tiene una relación sentimental en mi vida como escritor vital, por ser ls Capital Mundial del Cine, pensar que aquí se vio por vez primera y ganaron Palma de Oro: La dolce vita, Fellini; Viridiana,  Buñuel; Los paraguas de Cherburgo;  Blow-Up, Antonioni; Pulp Fiction, Tarantino,  todas pelis que cambiaron mi forma de ver la realidad fuera del país donde había nacido, es fantástico.  Y que esos directores han pasado y andan por aquí cada año me hace ilusión. 
La belleza geográfica de su entorno es notable. Ya que sus perfiles son Los Alpes como abrigo visual mientras estas en la playa, (el poco espacio público que queda) la imagen de los Alpes como muralla natural y protectora, es de postal de cine. Como en Granada, en Andalucía puedes ver la nieve en plano verano.
Es curioso, ver de cerca toda esta fauna elegante y frívola que de jóvenes quisimos ser, "más unos que otros," cada de ves que vimos alguien  deseado o deseada en una revista de moda o de cine.
No tengo pudor en admitir que fui feliz viendo esta frivolidad maravillosa que no forma parte de mi vida diaria. Admito que es un extraño museo urbano. Cobran sentido las revistas que están en la consulta del médico o el dentista y te sientes que estas dentro de ellas...
Cannes también tiene un centro histórico pequeño, pero muy rico e intenso en arquitectura, casas, castillo e iglesias que van del sXI al s.XVI muy bellas. Urbanismo que hace un contraste muy fuerte con los yates de multimillonarios árabes que es un urbanismo móvil frente al mar.
                                                                               
                                
                                                                      Cannes por Picasso.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Maya en mis brazos en la calle por primera vez... Julio 2008.


Maya nació en el Hospital de San Pau el 23 de julio del 2008. El hospital es una de joyas modernistas de la arquitectura catalana,  que ese día  no significaba absolutamente nada para mí, cuando salí del hospital con una joya que me miraba de asombro y amor incondicional...
Hoy desayunamos juntos antes de irse de vacaciones a Madrid,  y les juro que ahora, además de mirarme, me habla, sonríe y se emociona con nuestras canciones con la misma singularidad con que ayer la media luna menguante nos miraba bañarnos en la Barceloneta cayendo la tarde.