páginas vistas

jueves, 20 de octubre de 2016

No fui a ver a Los Van Van en Barcelona hace dos noches...

"Repito no iré a ver a este grupo en Barcelona; ni ellos necesitan de mi para volver a llenar allí donde se presenten. 
La nostalgia y el exilio y el otoño hacen que sus seguidores fuera de la isla se tornen incondicionales.  No obstante, hay otras músicas y otra vida tras su música, puedo asegurarlo. Hay que ponerle límites a la nostalgia. A veces te deja tonto y te resta creatividad negándose nuevos caminos. Yo como crítico de música me entristece casi todo lo que llega de ese país, que sufre un enquistamiento musical terrible, si lo pones en contexto de este siglo, da miedo."

Hace unos días dije esto anterior en una página o muro que no iría a ver a Los Van Van en Barcelona. Y alguien me animó  a escribir un post. No, me dijo:  "a qué no te atreves a ponerlo en tu muro, perderás seguidores"
No sólo está en mi muro, sino que añado:

Estos Van Van, ya no son 'ni de cerca' el grupo que fue parte de la banda sonora de mi infancia y adolescencia. Seguir creyendo que el ruido o el sonido siempre es el mismo y que despierta el sentimiento nostálgico en mi, no funciona. 
Otra cosa, es que vaya al hotel, esté con los músicos, e incluso vaya al concierto a ver como mirón el comportamiento del cubaneo en el exilio; que es algo absolutamente fascinador y que vivo como algo realmente creativo. No olvidar que soy autor del "Síndrome de Ulises, ed Linkgua 2004.
"
Yo me refiero al interés musical y musicológico que antes despertaban en mi,  y que ya no lo tienen. Formell, era un creador sin medida. Capaz de ir variando su orquesta en función de los tiempos musicales; que él marcaba la pauta para todos los músicos cubanos y genios en New York como Rubén Blades quien reconoce su influencia en él.. Ahora,  la orquesta para mantenerse a la moda, va cayéndole detrás a músicos y estilos mediocres (reggeton) que comenzaron imitándolos a ellos. 

Fue un error que  Formell (hijo) su actual direcctor tomará el mando del grupo. Creo que Pupy (ex pianista fundador) debió quedarse y confluir su talento con la nueva generación de músicos de esta orquesta para vitalizarla.
Ahora son la copia de los que eran. Despertando en cubanos lejos de su hogar falsa nostalgia, o más bien falsa cura a la ausencia al país.
Lo dice alguien que lleva dentro y fuera de Cuba muy cerca de esta música y sus músicos. 
Pero se puede morir de éxito tras tanto aplauso, hasta la belleza cansa.  Y quien fue, espero que sea feliz.
Hasta el video de la sala Barts donde tocan, es publicidad engañosa. Aparecía el Formell fallecido y el Mayito cantante en primer plano que ya no está, y el sustituto ni le llega a la cintura.
Estoy mayor, y achacoso pero hay sectores culturales cubanos que les diera borrar de mi cabeza y dejaría ese espacio para cosas nuevas.
Fue Ortega y Gasset quien escribió: "uno nace vacío y la vida te va llenando de cosas. Ten cuidado con darle siempre lo mismo."


Estas fotos con Mundo de Van Van y otros músicos del grupo fueron hace cuatro años en Barcelona. Formell a quien abracé en el hoteléfono aun vivía.  Mayito estaba también. 

Con Mundo. Trombonista de Los Van Van.

Comiendo en un restauran gallego del Gótico.

Concierto. De los Van Van Sala Apolo.





Visitando a Mundo antes de irse a Italia, Milán para otro concierto.


Con los cantantes antes de montarse en el bus. 



Hace años sostuve una polémica sobre el origen del danzon y el mambo que acabé así... Fue en Cubaencuentro...



Voy a dar, otros argumentos sobre el origen polémico  del danzón, y el mambo, ya que parece que con las dadas en mi texto  “Investigaciones sobre el ADN del Mambo y el Danzón” no bastó. Pensé que estos datos que daré eran conocidos pues estaban  publicados en los años sesenta, y cuarenta,   cometí el error de creer que todos los que nos dedicamos a la crítica musical  cubana consultamos ciertos libros básicos. 
Solo quiero transmitir  la tesis de que los ritmos o géneros de la música cubana, es muy difícil afirmar que solo una persona los creó, defiendo la idea  en mis investigaciones, de  que la creación colectiva,  es casi lo más natural en el caso de nuestra música, que los creadores de etiquetas de este creó, fulado es el rey, mengano es el único, es  peligroso,  fue una práctica de las disqueras por una parte, y de críticos no investigadores por otra.  Rendir culto a errores, ampliamente probados no nos ayuda, mucho menos en la red, de amplia consulta desde cualquier parte del mundo. Creo que refutar, discutir y argumentar siempre enriquece un tema; aceptar, repetir y estar de acuerdo no nos ha ayudado históricamente, en nada.

Yo intenté “aclarar” y “argumentar”, palabras que aparecen en mi texto, nunca “arremeter,” palabra que Joaquín Ordoqui García utiliza dos veces en su texto de réplica del lunes 30 de abril. Pero antes de entrar en salsa de polémica me gustaría decirle a Ordoqui, que efectivamente es una casualidad maravillosa  que tenga el mismo nombre de Arsenio Rodríguez,  y que además tenga una cercana relación   con una familia esencial en la historia de la música  cubana, pero eso, ni  mis investigaciones, entrevistas y conferencias   publicadas en Cuba y España sobre música cubana, ni ser uno de los dos responsables de las 64 entradas sobre Cuba en el Diccionario de RocK Latino editado por la SGAE y Fundación de Autor en Noviembre del 2000 en España;  no ayudará en nada a mis ideas y mucho menos a mi errores, falsedades y posibles confusiones y descontextualizaciones que me señala, de las cuales soy absolutamente responsable, saber quien soy, es fácil, basta con que  encuentro en la red le envíe un correo con mi curriculum, que puedo facilitarle.


Cuando hablo en mi texto de  “que toda la musicología  cubana coincide en que, cuando el músico matancero Miguel Faílde Pérez estrena en el Club de la ciudad de matanzas(1 de enero de 1879) su danzón Las Alturas de Simpson....” Con esta frase salta Ordoqui diciendo que no sabe a que me refiero, yo quise decir que muchos musicólogos repiten hasta la saciedad ese tópico dogmático  de Faílde, que es cuestionable. Ordoqui dice textualmente: En todo caso ,Helio Orovio, autor del único diccionario de música cubana, refiriéndose a Failde afirma “Estrenó, en 1879, Las Alturas de Simpson, primero en la historia de este género popular bailable” La réplica de Ordoquí me parece ingenua, pues el diccionario de música cubana fue escrito y  publicado por primera vez en 1981, aunque él cita la versión de 1992, p.62),   yo evidentemente no me refería a Helio Orovio, que para tristeza de nuevos investigadores escribió bastante apurado dicho texto. No revisó  seguramente  a Alejo Carpentier  quien en su clásico libro “La música en Cuba”,p.135, La Habana, 1961, pero publicado en México antes, 1946,  (que no todos leen pero todos citan) nos dice:

“Enunciado por Saumell, el danzón quedaría consagrado como nuevo tipo de baile por el músico matancero Miguel Failde, que compuso en junio de 1877 cuatro danzones titulados “EL Delirio”, “La ingratitud”, “Las quejas” y Las Alturas de Simpson”. Se dice que faílde había inventado el danzón, sin tenerse en cuenta que se editaron danzones –ya clasificados de tales- en fechas muy anteriores. Lo que ocurrió fue que, en un principio, el danzón apenas si difirió de la contradanza, en lo que a música se refiere. Lllamose Danzón al baile de pareja enlazada, que venía a sustituir el baile de figuras que era contradanza. Por lo demás, subsistía la prima y la segunda, con todas sus características. Ya en 1878, la difusión del Danzón debió de ser considerable, a juzgar por un concurso organizado, en el Teatro Albisu, por el Centro de cocheros, cocineros y reposteros de la raza de color.Las orquestas de Failde de matanzas y de Raimundo Valenzuela, de la habana, ejecutaron rumbas, guarachas, boleros, puntos de clave, guajiras, además de danzones oresentados. Por fin, en 1879, la sociedad de Matanzas dio su aceptación oficial al baile que ya el pueblo conocía de sobra, en una fiesta dada en los salones del Liceo.”


Como se hace evidente después de esta cita es imposible volver sobre “El 1ro de enero...” El musicólogo cubano Leonardo Acosta ,  se pregunta como yo  en un artículo sobre el mismo tema ¿Qué autoridad omnipotente habrá logrado hipnotizar a todos para que se acepte lo que obviamente es un dogma y no una verdad histórica?

Yo vintage, pongo un single (Anna) The Beatles.

Yo con 5 o 6 años poniendo un single: Anna, interpretada por The Beatles,  en mí cumpleaños... solo pude explicarle bien esta foto a mi hija hace unos días que encontré un tocadiscos funcionando.

La canción, no era de The Beatles, sino de un cantante de soul norteamericano Arthur Alexander. 
Repito. Yo Vintage. La Habana, años setenta del siglo pasado. Mi padre marino había traído la tele de Japón, marca  Nec y el tocadiscos de la misma marca. El single, fue de su primer viaje a Inglaterra, donde The Beatles eran furor con canciones propias y ajenas como ésta.
Increíble,  cómo una canción de 11 versos, me devuelve la versión del niño que fuí, rodeado de hermanos, hoy separados de mí por el Atlántico, y el lado miserable de un traje verde.
Anna, you come and ask me girl
To set you free, girl
You say he loves you more than me
So I will set you free
Go with him
(Anna)
Go with him
(Anna)
Anna, girl, before you go now
I want you to know now
That I still love you so
But if he loves you more
Go with him.

Arthur Alexander.


Anna , la escribió, Arthur Alexander. Un cantante negro estadounidense tan vintage como yo, si digo que parece mi padre, cualquiera me lo creería por el parecido, y quizá una de las más grandes estrellas que surgió de la escena de country-soul americana. Sus canciones fueron grabadas por The Beatles, los Rolling Stones, los Bee Gees, Elvis Presley y Pearl Jam.

Escuchar la versión del autor. 




Nota:
A mi hija le gusta mucho mis pocas fotos de pequeño. Llevaba tiempo buscando un tocadiscos para poderle hacer una foto con uno funcionando. He aquí que tuve suerte en una tienda Tiger de diseño que tenían uno precisamente para que los jóvenes y niños del siglo XXI tuviesen una referencia de sus padres. Mi niña alucinó.