páginas vistas

sábado, 13 de mayo de 2017

El cielo de tu boca.

Sonríes demasiado a mi gusto.
Mi padre me decía. 
Si haces sonreír a una chica
tienes 'medio cielo ganado.'
Nunca entendí por qué 'medio'
Uno quiere el Cielo, si amas.
Hoy vi  de nuevo
Todo el cielo de tu boca...
Tras la luz de los dientes.
¿soy amable?
Ignoro.
Había una luz que identifiqué
con una estrella
Pero era solo una luz.
Tras desayunar té y mille-feuille
Y no estábamos en París.
Era el cielo de tu boca.
Dibujo de Maya Rodríguez.

¿Qué estoy enamorado de la tristeza, del blues, de la pérdida? Sí, ¿tienes un problema con eso?


I.
¿Puede qué esté vivo y enamorado de la tristeza; y no le haga ascos a la nostalgia, al blues, y qué?  Me gusta el suicidio de Chet Beker, y casi toda su obra, Elis Regina, Miles Davis, Cartola,  Luna Pena o Perotá de Chingó y Mane Ferret ¿qué?
 
Me gusta, la soledad para escribir. Me gusta el bossa cuando se arrastra intencionadamente hacia el blues, donde aflora un recuerdo, que casi siempre tiene piernas y un rostro de mujer ...
La ausencia llena mi vida para siempre y la destruye. Otros salvan la ausencia por unas piernas o una ciudad, con otros recursos y estilos.
A mí me sigue gustando el mar redondo con nostalgia in blues, y esa piel
en los labios de un recuerdo.