páginas vistas

domingo, 12 de enero de 2014

Un cubano de raza negra en España: ¿es metáfora de chocolate?

Un cubano negro o mulato en el imaginario de algun@s en España, es la metáfora del chocolate, es  fácil por el color de la piel, pero ¿es real? Y los cubanos blancos, ¿no son de cholocate? ¿Es real?
En verano,  si vas a una orxatería/horchatería en Barcelona y pides un cubano. Te ponen un vaso de orxata con dos bolas de chocolate dentro. También hay una marca de Neulas -barquillos le llaman cubanos-  que se llaman cubanos, estas están envueltas como no, en chocolate.  Sin olvidar la marca de chocolates que ilustra el post que se llama cubanitos como bien puede verse.
Si ha esto unes las características afrodisíacas y el Eros evidente del chocolate, todo está hecho. 
Yo siento diferir, para mí, desde que visité Bruselas, el chocolate está asociada a esta ciudad culta, modernista y muy Europea, no es elitismo, ni euro-centrismo, es la preferencia de un gusto. 
Allí visité varias tiendas de chocolate y comí un plato de carne de res ahogado en chocolate negro que dejó mi paladar clavado en ese recuerdo. Sobre todo, me dejó fuera de lugar la tienda de Chocolates Pierre Marcolini, donde por vez primera ví, la mayor cantidad de diseño creativo y formas de vender el chocolate en mi vida en este continente.
O sea, cuando veo el chocolate tan asociado a mi piel, a mi sexualidad, o la de mis coetáneos, dominicanos, o caribeños; lo siento, yo digo, chocolate para mí es Bruselas, que estoy equivocado, claro, para eso se vive, para el error, ya somos perfectos por estar vivos. 
Además hay tantas variantes de este color que llevo en la piel de cuerpo entero que da vértigo, sobre todo cuando has tenido una relación con la pintura y el lienzo tan cercana e intensa, de donde aprendí los matices de mi piel... Tierra/canela/cacao/arena/tostado/ocre
/chocolate/Siena/marrón/... 
Todos con su propia alma y su propia poética, todos con su manera de ser vistos por la niña de tus ojos que capta esa diferencia.



















Pierre Marcolini en Bruselas Brussels: Rue des Minimes 1, 1000 Brussels (Sablon), Tel:+3225141206La Manufacture, Place du Grand Sablon 39, 1000 Brussels (Sablon), Tel: +3225131783


6 comentarios:


  1. Marta Bosch Pujol: me encantó este escrito y desde luego en brusselas donde venden el chocolate son auténticas joyerías.

    ResponderEliminar
  2. Hola Arsenio,
    Muy interesante la homología que haces entre los cubanos y el chocolate. No lo había notado hasta ahora. he probado chocolates de Bruselas y aún hoy recuerdo su exquisito sabor. Te mando un fuerte abrazo desde Bs As y continua con tan interesantes posts.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, no hay dudas, me encanta el chocolate!
    Abigail García Fayad.

    ResponderEliminar
  4. Clasismo, prejuicios, de la sociedad española?, albergo la espernza de que algún día me pueda tomar un helado de chocolate, llamado "Subsaharianito". Teriana

    ResponderEliminar
  5. "Para eso se vive, para el error". Me quedo con tu frase. Ah! y cuando vaya a la Orxatería pediré:!Horxata con un par!!..
    Marta Pomes

    ResponderEliminar
  6. Más terrible..es ver lo que significa una cubana....o que te miren con suspicacia cuando careces de los atributos que se supone que tuvieras...color de la piel, fogosidad o apetitos desbocados-machista y calenturienta mente hispana-y te repregunten ..pero de Cuba..Cuba...y tu veas como se le dibuja un comic en una nubecita sobre la cabeza..donde hay palmeras, playa, sol y mulatas preciosas bailando sensuales, paisaje idílico donde tú no perteneces evidentemente....Ana Valenzuela

    ResponderEliminar