¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

lunes, 5 de enero de 2015

Vuestras vulvas depiladas me intimidan.



Intro: Este es el relato de una ginecóloga que basada en su experiencia como médico reflexiona sobre los pubis y vaginas depiladas y evidente sobre las peludas. Yo me divertí leyéndolo espero que tu.

Blogger.

Texto

Una ginecóloga comparte sus impresiones tras pasar cada día viendo más de 20 vulvas depiladas por completo.
(...) Esto es lo que pasa: las vulvas ahora no tienen pelos, chicas. No todas ellas, pero un sorprendente número de ellas están totalmente esquiladas.
Por supuesto, conocía este fenómeno mucho antes de empezar a abrir 20 pares de labios vaginales al día en mis turnos de ginecología. Incluso había tenido discusiones sobre si la depilación brasileña era:
a) Un símil porno que debilita el poder de la sexualidad femenina (mi apuesta)
b) Una repulsiva manifestación de la descontrolada sexualización de la infancia que afecta a nuestra cultura (mi amiga Margaret)
c) Más higiénica (Lauren)
Sabía que las mujeres se depilaban el chichi. Simplemente no era consciente de cuántas mujeres lo hacían.
La respuesta es: un montón. Muchísimas.
No es una cosa urbana. He visto a mujeres salir de la clínica, poner sus vulvas totalmente desnudas encima de un caballo y montar en las montañas todo el día, porque trabajan en ranchos de ganado.
Tampoco es un fenómeno de clase alta. Mis pacientes han llevado a sus vulvas calvitas a dos o tres trabajos al día, porque eran madres solteras haciéndose cargo de un montón de hijos.
La vulva desnuda también trasciende las fronteras étnicas y de edad. ¿Mujeres mayores hispanohablantes? Enhorabuena por ese estupendo estilo de vulva. Espero tener tiempo que gastar en mierda superficial y sexy como esa cuando esté post-menopáusica.
El problema es que todas esas vulvas sin pelo empezaron a hacerme sentir avergonzada de mis propias partes. Mi estilo en poda ornamental siempre ha sido moderado: un poquito de recorte, pero ningún arbusto con forma de elefante. Y nada de brasileña.
De repente, estaba totalmente confusa. ¿Estaba perdiéndome algún poder erótico al que las demás chicas tenían acceso? ¿O -¡dios santo!- no estaba cumpliendo con la expectativa cultural de cómo debería ser una mujer? Si no me parecía a una mujer de verdad, podría ser fácilmente confundida con algún tipo de bestia, como un gorila o un ornitorrinco.
Así que, inspirada por mis pacientes, decidí probar un estilo nuevo radical.
Cuando mi prometido vio mi obra de arte, solo dijo lo único negativo que ha dicho nunca sobre mi cuerpo: “¡Uf! Pobre vaginita. Parece como si le hubieses hecho un flat-top“.
“Esa es mi vulva”, le espeté. “La vagina está dentro.”
Mientras lees esto, puede que estés pensando “¿Pero y qué me dices de cuando di a luz, y mi enfermera me afeitó la vulva, eh? Yo creía que a los médicos les iba eso de afeitar vulvas.”
Bueno, solía irles ese tema. Los médicos de antaño pensaban que nuestros arbustos eran monstruosas piscinas de bacterias que infectarían a nuestros bebés con la porquería de sus madres. Pero hoy en día, los datos sugieren que afeitar antes del parto no tiene ningún beneficio ni para la madre ni para el bebé, y puede llegar a ser perjudicial.
El afeitado sigue pasando, sin embargo, porque en caso de desgarro, algunos doctores encuentran más conveniente coser un perineo sin pelo. Pero, repito, no existe ningún beneficio para tu salud.
Así que, si eres una chica peluda y tu doctor/a, enfermero/a o matrona empieza a afilar la cuchilla cerca de tus partes parturientas, mi consejo médico es que digas “No, gracias, no doy mi consentimiento para ser rasurada.”
El caso es que, en el parto, una cabeza humana va a salir de tu increíble vagina. Cualquier doctor(a) que no pueda ver a través de un poco de pelo y encontrar la cabeza humana debería mandar a que le limpien el monóculo.
Y, aunque me alegro por las decisiones que mis pacientes hacen sobre sus propios cuerpos, yo me vuelvo a mi antiguo estilo.
Pero me pica la curiosidad por saber lo que vosotras pensáis. ¿Os encantan las vulvas desnuditas? ¿O todo este fenómeno os parece un poco repelente? ¿Vuestro/a doctor/a os ha hecho sentir incómodas por lo que tenéis ahí abajo alguna vez? ¡Oigámoslo!
Autora: Rachel Pearson
Traducción: Mines R. by Mines • 1 de julio de 2013------
Este texto es una traducción autorizada del post “Ladies, your bare vulva is intimidating your feminist doctor”, en la revista xojane.com. Agradecemos a su autora la oportunidad de publicar su artículo en nuestra página... Proyecto Kahlo en mayo de 2012.



No hay comentarios:

Publicar un comentario