páginas vistas

sábado, 10 de septiembre de 2016

No temas del otoño, Arsenio. Tú tienes un sol: Maya.

No temas Arsenio. El sol no quema. No es un sol, es un " Tresor" que respira. Y coincide que es tu hija. Y sonríe que parece oxígeno aunque no me falte el aire. Y sonríe como si fuese un fragmento caído de la luna que ayer, era menguante en Barcelona. Aunque la famosa del Mediterráneo sea la Luna de Valencia, a mí me sonríe la luna cuando la tengo cerca. Puedo hasta leer poetas malditos y pensar en serpientes de pasos breves.
Es sábado y septiembre.  Amenaza el otoño, pero yo tengo un sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario