¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

martes, 14 de febrero de 2017

Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando. Bella historia de amor.


Su nieto entró a la habitación y su abuelo Ramón le estaban cantando o susurrando a su mujer, Ana este tango argentino que él se había aprendido de muy joven.
La abuela acababa de morir y Ramón no se le ocurrió mejor despedida que cantarle estos versos de un tango que describen una situación similar.


"Sus ojos se cerraron
Y el mundo sigue andando,
Su boca que era mia
Ya no me besa mas.
Se apagaron los ecos
De su reir sonoro
Y es cruel este silencio
Que me hace tanto mal..."

Es quizás una de las historias de amor más bellas a través de la música que conozco. Ella era gitana y su abuelo aunque iba de patriarca de clan gitano no lo era. Pero vivió toda su vida orgulloso de esta cultura.
Despedir a alguien con una canción, quizás sea una suerte que yo no tendré, pero me gustaría dejarlo por escrito. Si puede ser varias y se cante y baile aún mejor.
Teniendo en cuenta que irse es viajar por un tunél,  el eco de esa voz en tu partida debe ser notable.
Nadie tiene el valor de Ramón que en vez de llorar se centró en despedirla. Quizás habían hecho un pacto. No lo sé, me es de un tristeza y una belleza al unísono que me estremece.

"¿Por qué esta mueca siniestra de la suerte? 
Quise abrigarla y más pudo la muerte
Cómo me duele  y se ahonda mi herida
Yo sé que ahora vendrán caras extrañas
Con su limosna de alivio a mi quebranto...
Todo es mentira, mentira es el lamento
Hoy esta solo mi corazón
Como perros de presa las penas traicioneras"

Lo más fuerte de esta historia, y que su nieto no sabe es que este tango fue escrito por Alfredo La Pera, nacido en Brasil y la música es de Gardel, se estrenó en la película "El día que me quieras," en 1935. Su autor La Pera, la escribió, porque su amor de juventud, murió de una enfermedad y él quedó desconsolado. Se llamaba Ana, como la abuela de mi amigo. 
Los azares de la vida son increibles, me quedé en una pieza cuando descubrí esto.




Para Joel Ruiz
 y sus abuelos Ramón y Ana
14 de febrero 2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario