páginas vistas

sábado, 9 de octubre de 2010

Tú ya no estás en La Habana: NI ÉL, NI ELLA, NI YO.


De los siete habaneros (as) que hay en esta foto, tomada desde la Cabaña, con la fachada del malecón detrás; en La Habana solo sigue viviendo hoy, la figura que está en la extrema izquierda, pero con residencia temporal en Italia, donde en realidad vive casi todo el año. Tres viven en España, una en Estados Unidos, y otra en Italia.  Si el lector le exige mejor a su vista, vea que entre el primer plano: las personas, y el segundo plano, el perfil de edificios de Centro Habana y Vedado, hay una boya flotando encima de la tercera por la derecha, que marca una línea invisible –fronteriza- que nadie debe rebasar, pero que todos terminamos saltando.
Mientras nos hacíamos esta foto en 1997, los efectos de la caída del Muro de Berlín desembocaron en la reunificación de las dos Alemanias, ya habían ocurrido los sucesos terribles de la Plaza de Tiananmen, en China, y el presidente Saddam Hussein, ya había autorizado la invasión a Kuwait en agosto de ese año, y hoy, todavía colean sus ecos. No obstante, esa realidad exterior, no nos influía, gracias a la censura.
La alegría nuestra por estar festejando un cumpleaños después de comer en moneda nacional en el restaurante La Cabaña, no nos dejaba reflexionar que esa era la última vez que lo haríamos allí juntos, pues un tiempo después todo pasaría a ofrecer sus servicios en dólares, quizá profetizado por el performance de Aldo y sus amigos de Arte Calle... que años antes se pintaron todo el cuerpo de verde dólar y se metieron en las apetroladas y turbias aguas de la Bahía de la Habana que se intuyen en este foto.
Los actores de esta foto, son amigos íntimos y me reservo el placer de esconderlos a placer, quizás porque somos una generación de pérdidas y diáspora continua, y en este instante tengo el corazón endurecido, confuso y oscuro como el gris intenso del cielo de Barcelona que busca –también a placer- la caricia intensa del otoño.

8 comentarios:

  1. ¡Vaya, veo que de alguna manera estoy presente en varios de los escritos! Me has hecho recordar muchas cosas. Suerte con el blog.

    ResponderEliminar
  2. arsenio, comparto tu nostalgia por el bien perdido, la patria que nos vio nacer.
    un abrazo y te deseo lo mejor!

    ResponderEliminar
  3. Leer tu blog es fantástico porque es como una conversación conmigo misma. Más que leerte, es mi propio acto de pensamiento. Creo que varias personas lo deben sentir igual, y aunque no soy ninguna de las que están en la foto del malecón, es como si lo fuera. Lo siento de la misma manera."
    VV

    ResponderEliminar
  4. Mijo, el negativo se puede invertir facilmente en fotochó, asi que mejol quita la foto del post pq vas a embarcar a malanga!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Jajajaja! Qué gracia me ha dado el último comentario. Verdad que siempre hay quien necesita del síndrome de la paranoia. Arsenio, nunca antes había comentado aquí. Me encanta tu blog. Estos post sobre nuestra "generación de pérdidas y diáspora continua" que busca la "caricia del otoño" en otros lares me matan. También aprecio mucho lo que escribes sobre las blogueras que se desnudan. Saludos desde Montreal.

    ResponderEliminar
  6. Ayer hizo 31 años que salí de Cuba, quizás todos los de nuestra generación seamos un poco negativos de una imagen original. La pregunta que debemos hacernos no es quienes son los de la foto sino quienes no están en ella. A mi si me preguntan quienes son prefiero contestar "Fuenteovejuna señor", toda una generación querido Arsenio

    ResponderEliminar
  7. Me encantaría ser uno más en esa foto, porque sería la prueba de una buena despedida. En la época que salí de Cuba solo podía repetir en mis adentros... Hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas.

    ResponderEliminar