páginas vistas

martes, 18 de noviembre de 2014

Soy un guión entre dos palabras: Cubano-Exiliado.

foto de Fidel  Moreno

El  29 de noviembre del 2014, hará  15 años que dejé Cuba, ya hizo diez que tengo nacionalidad española  y no he vuelto a mi país hasta hoy. Lo último, no lo digo con orgullo, sencillamente, son los hechos. 
El día que me fui a las siete de la tarde, hora en que escribo este  post, por la mañana había ido a buscar -desde Villegas 7, en La Habana Vieja-, el pan racionado  a una panadería en la calle O'Reilly que se llama: La Catalana
Años después busco el pan con Maya, mi hija, precisamente, una catalana nacida en Barcelona a menos de kilómetro de La Sagrada Familia de Gaudí, con quien juego y cantó en catalán, las canciones que le enseñan en el cole.
Para ella, nas, en catalán, es su nariz, y nariz, en castellano, es mi nariz. O sea, mi niña bilingüe, me asombra cuando voy a recogerla y está hablando con sus profes en su lengua, o sea,  aprende en dos lenguas, similar a como yo tengo una historia anterior al llegar a Europa, y otra que he trazado aquí con la carga de aquella experiencia; parodiando al poeta de Miami, soy un guión entre dos palabras Cubano-Exiliado.
Una amiga,por mis 15 años fuera,  me invitó a una comida en un restaurante que mira al Mediterráneo como la nostalgia, y yo tuve la ilusión de creer que era el mismo mar que dejé en aquella isla, pero no hablé de esto en toda la tarde. 
Recordaba intensamente cuando cambié 27 grados Celsius por los 4 grados de París. 
Mi primera noche en esa ciudad, caminamos casi seis kilómetros por el Sena hasta desfallecer, luego creí que había parado de andar hacia adelante buscando un pasado, y era falso, aún camino buscando, a través de las palabras, una verdad que sea patria verdadera...
No soy yo, es el tiempo el que a veces pasa con un sable y una vela relativamente. Quizás como la metáfora de los relojes de Salvador Dalí, evocando a Einstein.

  




Ilustración: fotomontaje de mis pasaportes cubano y español con una foto que me hizo Fidel Moreno en la Habana

7 comentarios:

  1. Es Gustavo Pérez-Firmat, en uno de sus primeros libros, lo leí hace años en la Habana y decía que era un guión entre dos palabras... cubano-americano, nunca pensé recontextualizar ese guión en mí. Él me parece que lo decía en función de la lengua, por usar tanto el inglés como el castellano, yo por el baile permanente de la cultura. Un beso y saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que tu eres ,o te sientes cubano- español.Yo sali de Cuba hace muchos años(30)pero fui a USA y no logro sentirme ni una cosa ,ni otra,la verdad que te envidio,no de mala onda,me comprende? No soy mas cubano,pero tampoco me siento americano,creo que si me voy a describir,deveria decir,que soy cuidadano del Mundo.

    ResponderEliminar
  3. Al principio la idea de ser del mundo me sedujo un poco, pero he vivido en dos comunidades españolas, Andalucía y Cataluña, en ambas he descubierto demasiados elementos en común con nuestra cultura, y me es difícil pensar que esto no es un poco nuestro. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  4. he descubierto tu blog , y me ha hecho reflecionar acerca de muchas cosas , leo los blogs de yoanis de claudia , diario de cuba para manenerme informado , pero son noticias impersonales que me llegan pues soy cubano ,pero no vivo en la isla , tienes una manera de escrbir en que no son solo palabras lo qeu transmites , es sentimiento , nostalgia , identidad ,y me siento mas identificado pues apesar de el amor a la isla , somos tambien un guion entre dos palabras un abrazo desde la florida ,y feliz fin de ano hermano

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Arsenio. Eso es parte de un libro que se llama en inglés "Life on the Hyphen" (Una vida en el guión) y en castellano "Vidas en vilo".
    Gustavo Pérez Firmat 22 de noviembre.

    ResponderEliminar
  6. Arsenio y el de YORUBA? jajajajajaja. Bonito relato. Un abrazo y besos a tus niña!!
    Angel Labarrera Aguila

    ResponderEliminar