¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un salero tras el terremoto de Christchurch. Nueva Zelandia.


"Ahí estaba el salero, puesto en el centro de la mesa, rodeado de otras salsas mohosas, servilletas. Quieto, inmóvil y aun sin ser tocado por nadie más después de aquella última persona. "

El domingo pasado pase por una cafetería cerrada que queda en la calle Victoria en Christchurch y me trajo memorias de las devastaciones horribles que quedaron después de los terromotos que pasaron en esta ciudad, los cuales cambiaron la vida de las personas que vivían o viven aquí. Hubo dos terremotos fatales en los últimos años:
● El primero se conoce como el Terremoto del 2010 de Canterbury, provincia donde queda ubicada Christchurch,  tuvo una magnitud de 7.1 y ocurrió a las 4:35 a.m. de un 4 de septiembre. 
● El segundo ocurrió un 22 de febrero del 2011 con una magnitud de 6.3. A pesar de que el segundo tenía una escala menor fue el peor, porque su centro estuvo muy cerca de la ciudad de Christchurch y destruyó mucho más que el anterior, además de adicionar una pérdida de 185 personas.

"Solo se necesita un segundo para cambiar el mundo"

La cafetería no se veía completamente destruida, pero por lo que pude ver por los cristales, estaba todo intacto, parecía que todas las cosas  nunca nadie las había tocado o movido desde el suceso. 
El lugar estaba como parado en el tiempo o en el segundo fatal que pasó el terremoto. Asumo que fue durante el segundo terremoto porque este sucedió durante la hora de almuerzo. 
Se podían ver las mesas aún con los manteles a cuadros, las sillas, platos, cubiertos, vasos y un objeto que definitavement me hizo parar completamente mi caminata: un salero.
Me quedé anonadada al observar que estaba aún lleno de sal, listo para ser usado, que nadie más lo había tocado después de aquella persona que lo tocó por última vez y me imagino salió corriendo aterrorizado/a. 

Mi cabeza comenzó a llenarse de pensamientos. Empecé a preguntarme acerca de esta persona que lo uso por última vez. Me pregunté, ¿Quién sería?¿Sería un hombre o una mujer?

Ana Betancourt, blogger cubana que vive  y  escribe en inglés desde Christchurch. Nueva Zelandia. De donde me envía fotos y textos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario