¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

domingo, 21 de diciembre de 2014

La comida en Cuba antes de Castro por Eusebio Leal

"Aclaro. Eusebio Leal es un historiador y  figura política cubana que en mi opinión ha deshecho muchas cosas que hizo la arquitectura  repúblicana  en Cuba, con su empecinamiento de agradar al turismo Europeo, sobretodo español, convirtiendo en colonial y a la fuerza zonas de la de arquitectura repúblicana. No obstante, mi profundo desacuerdo con sus políticas arquitectónicas, además de vaciar de población real  La Habana Vieja, y su casco histórico, en este texto da una visión de la comida cubana tradicional antes de Castro, (1959) que he decidido editar en este post, pues se acerca mucho a lo que contaba mí tía abuela y mí madre... Es irónico que este defensor castrista defienda una comida que generó una infraestructura social de pequeña propiedad privada que él y la despólítica de Castro 's ayudaron a destruir." 
Blogger.

La comida cubana antes de Castro por Eusebio Leal....


 "Hay que volver por ejemplo a las fuentes del maíz. ¿Qué cosas eran las fuentes del maíz?
Es el atole, el majarete, la harina dulce con almendras, mantequilla y pasas; es el tamal en cazuela, el tamal en hojas, es la fritura de maíz, la tortillita de maíz, todos esos son ejemplos. 
Ya en ningún lugar se puede comer un majarete, un postre típicamente cubano. Y es que también va siendo imposible comerse un plato de casco de guayaba con queso de crema, lo cual ya es casi una cuestión filosófica. 
Antaño muchos restaurantes se hicieron famosos anunciando que tenían platos cubanos, como el boniatillo, y hoy ni lo imaginan. 
A la puerta de cada colegio nuestro venía el dulcero con una caja de cristal y dentro venían con polvo de azúcar los boniatillos, duritos por fuera y mórbidos por dentro, una cosa maravillosa. 
¿Quién se puede comer hoy en un buen restaurante cubano un dulce de coco, un casco de guayaba o un majarete?

La Habana, por ejemplo, era una ciudad de arroz con pollo los domingos. Habían distintos lugares donde se servía el arroz con pollo los domingos. El arroz con pollo en cazuela de barro era fundamental. Eso se ha perdido. 
O un batido de trigo en un vaso de flores, que resolvía el problema alimentario por la tarde, y ahora hemos restituido en La Plaza Vieja la malta con leche condensada, que no se lo recomiendo a las que quieran mantenerse delgadas, pero que en la época se les daba hasta a las embarazadas. Se decía que la paella cubana no era tal cosa. Que lo nuestro era un caldero marinero, sobre todo porque le incluíamos algo que en Valencia es impensable,la cerveza. 
En Valencia eso no cabe en ninguna cabeza, porque la paella valenciana es elemental, con conejo o con caracoles. Pero no podemos olvidar que lo cubano es también universal porque el maíz nos llegó de Centroamérica, el tomate nos llegó de Centroamérica, el chocolate nos llegó de México.
En Cuba, por ejemplo, se tomó café tarde, es algo del siglo XVIII, hasta ese momento es casi de farmacia, porque hasta entonces lo que se tomaba era el chocolate, y por eso se decía que las cosas debían ser claras y el chocolate a la española. 
Después vino el chocolate afrancesado, que era con leche y más claro, un poco mejor para nuestro clima, por eso es que tenemos en La Habana Vieja una chocolatería, un negocio pequeño que no da abasto, porque a la gente le encanta ir a tomar el chocolate, que es lo nuestro, como le encanta los pastelitos de guayaba, que es algo tan cubano, o los tamales en hoja.

"(Lo que pasa es que los cambios sociales hicieron la vida difícil, y también para algunos las hizo fáciles.)"

Recuerdo que el vendedor de tamales era un hombre que llevaba en la cabeza un paño torcido en forma de rueda, que se colocaba para aislar el calor de una lata de aceite muy bien elaborada, con una tapa arriba, que tenía un hueco donde había brasas ardiendo. Y arriba ese tanque iba lleno de agua con veinticinco tamales, y el tipo iba por la calle con la lata y además iba cantando, y colocaba la lata sobre un caballete que iba en el hombro e inmediatamente sacaba un tamal del agua caliente, lo cortaba y te lo comías.
 Otro que venía con una especie de guitarra doble hecha de hojalata y con el soporte en el hombro era el churrero. ¡Qué difícil es hoy comerse un churro! Es imposible comerse una cosa tan elemental. Hemos hasta comprado máquinas de churros. .. Pero antes era muy fácil. En cualquier casa de La Habana Vieja, en cualquier solar, había un caldero hirviendo y con una varita de metal dando vueltas y un aparato hecho en casa iba saliendo el churro, que ya frito se ponía en tortas y tortas y tortas en esta cosa que llevaba en la cabeza ese hombre. 

En el mercado de Cuatro Caminos uno entraba… encontraba allí distribuido todo aquello en casillas, todo lo imaginable… y en su corazón estaban los chinos, haciendo la mejor sopa y el mejor arroz frito que nunca se comía… 
Era una costumbre ir por la madrugada en La Habana a tomar la sopa china. El arroz frito no se conoce en China. Eso es cosa de los chinos que vienen pasando en América por California y encuentran de pronto algo que se llama el jamón. En China no había esa posibilidad… Si usted buscó en Cantón un arroz frito, pensando que allí sería lo supremo, se equivocó. Lo supremo está aquí, por lo menos para el gusto nuestro. 

¿Dónde se puede comer hoy un bollito de carita? Que es lo que comíamos cuando éramos niños… O una fritura de Bacalao... O unas buenas croquetas. O una buena papa rellena. Cuba tenía una geografía gastronómica que se ha perdido. Guanabacoa, la papa rellena. La butifarra del Congo. Los batidos había que ir a tomarlos de plátano a Artemisa. El panqué de Jamaica. Y así vamos subiendo por toda Cuba y en cada lugar había una cosa que lo distinguía, que distinguía su comida, el carácter de su pueblo y de sus tradiciones. Los maestros cocineros, sobre todo los que llevan esas mitras en la cabeza, portan un símbolo del oficio que requiere mayor confiabilidad… Porque lo que mata al hombre no le viene de afuera, le viene de adentro…. Por eso nos ponemos en manos de los cocineros. Ellos son los que nos sirven. Los que nos entregan el fruto de su trabajo y de su imaginación. Son los guardianes de la pureza de los alimentos… Es una gran responsabilidad trabajar en un restaurant. Servir a las personas es una gran responsabilidad. Y además un gran honor, porque el servicio no es algo denigrante para alguien. Todos en algún momento necesitaremos servir y ser servidos. Y no hay cosa más elegante, ni más distinguida, ni mejor en el mundo, que trabajar sirviendo a los demás para su satisfacción. Y que se tengan que levantar agradecidos y decir: ¡Nunca he comida nada igual! O fue maravilloso, o fue sabroso. O no hay una ofensa mayor del mundo que decir: ¡Todo lo que me han servido no vale para nada! ¡Es como haber perdido el tiempo! Considero mucho, respeto mucho y quiero mucho a los que están como en la fragua de Vulcano metidos en las cocinas, donde la única luz es la del fuego de las hornillas, y donde están haciendo los platos y realizando su labor. Nadie lo puede pagar, con ningún sueldo se paga eso, ni con ningún dinero, más que con el orgullo de su clase. Hágase la luz, y la luz se hizo."

Frag. Del texto: Ay que volver a las fuentes.
 de Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario