¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

sábado, 3 de enero de 2015

Yo decido con qué pasaporte viajo a Cuba, No Castro.

Una de las causas por las cuales yo no voy a Cuba hace 16 años y no llevo a mi hija. Es por la humillación que te somete el Gobierno de Castro  de decidir por tí que nacionalidad tu tienes y con cual tú debes entrar. Un derecho único personal e intransferible.  Cada quien es del país donde viva, lo acepte y le proteja con su ciudadanía o nacionalidad. El gobierno de los Castro ' se aprovechan o implantan  ese violación de derechos para vejarte y someterte en sus aduanas. Hablo de robarte y obligar a sobornar a sus funcionarios para pasar regalos que uno lleva a sus familiares,  porque la corrupción en esos aeropuertos de Cuba es su ADN. Aunque la medida de obligar a entrar como  cubanos siempre he pensado que está dirigida a dejarte sin protección del país que te haya dado su nacionalidad si haces alguna algún activa política o reclamas tus derechos.
Precisamente al país donde uno nació debía ser el lugar que nos admita sin ningún tipo de pasaporte. Allí debíamos ir desnudos si quisiéramos.

4 comentarios:

  1. No lo fuera tal vez si el pasaporte se,adquiriera gratis y desde cualquier lugar del mundo, elegir tus gobernantes y votar por tus leyes
    MARCIAL LORENZO ESCUDERO

    ResponderEliminar
  2. Nos hacen mantener vigente un pasaporte por el cual tenemos que pagar unos 90 euros en concepto de "prórroga" cada 2 años... siempre me he preguntado por qué coño tengo que prorrogar un documento que no ha caducado?... debo ser muy burra. Luego otros 200 para renovar cada 5. Y cuando viajes a Cuba ni se te ocurra olvidarlo... como bien dices Arsenio, lo hacen para someternos a su control de aduana corrupta... le sumba el mango!
    DADY Duran

    ResponderEliminar
  3. Dady no se los detalles no he vuelto, te agradezco que lo aportes tu... Un beso.. Se eso si que es una vejación y un descrédito que te abran las maletas en público. Y cuando le dices a la gente pero como lo permites... Te dicen es así... Ese valor tan alto por la nostalgia no deberíamos tenerlo aunque respeto los que vuelves gustosos a que le toquen tus intimidades y los traten como estiércol. Yo hasta donde pueda. No lo haré... Gracias y feliz año.

    ResponderEliminar
  4. En esto debo decir una cosa, sin ánimo de ofender, pero sí de movilizar. ¿Saben que la gente que se fue antes de 1965 - puedo estar equivocada en el año, pero muy al principio - no viaja a Cuba con pasaporte cubano? Son la gente del llamado exilio histórico. Sencillamente se pararon en tres y dos y dijeron que si no podían viajar con el pasaporte que les viniese en gana no iban. ¿Qué hizo el castrato? Pues los dejó y creó la ley que afecta a los que se fueron más tarde. Lo que quiero decir es que, como leí en el prólogo de la biblia latinoamericana hace unos años: el oprimido no es un inocente, si no los dividieran los intereses individuales, la pelea por las migajas, etc. encontraría la fuerza para unirse y demandar. No creo que debamos culparnos por el sistema tiránico que nos oprime, pero tampoco podemos exculparnos del todo. Lo ayudamos a sostener. Si nos uniéramos, ya habrían cambiado.
    Isama Portales

    ResponderEliminar