¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

sábado, 24 de septiembre de 2016

Un reencuentro virtual: ego y vida. Post basado en hechos reales.

El azar domina los encuentros. Mientras que los "reencuentros," los domina la memoria. Los signos que diferencian una relación vital de otra.
G., fue una novia que tuve en mí adolescencia.  Con ella iba de la mano al cine. Ella rubia y yo negro, en La Habana de inicios de los ochenta. Sí, había mucho racismo, pero el amor adolescente no sabe de pieles y de diferencia de razas. Hoy en la distancia veo ese amor virgen, frágil y silencioso.
30 años más tarde, ella tiene un recuerdo vivo de quien yo era, a 7500 kilometros de distancia. Facebook le trajo mi nombre en un  post,  compartido por alguien. 
Yo la di por desaparecida hace años. Confieso que no la buscaba, he bloqueado mi memoria de recuerdos dulces y apacibles de una isla a la que no he vuelto en 17 años. Creo que duele menos así. 
Ella no sabía que aquel que bailaba a John Travolta en fiestas (yo), lleva el mismo tiempo sin vernos  escribiendo y publicando; y mucho menos que me hiciera historiador. 
Yo desconocía su pretigio actual como doctora especialista. Las redes de nuestras vidas personales nos hicieron desaparecen, las redes virtuales,  hacen que nos encontremos. Su declaración  de reencuentro ya está enmarcada en mi memoria,  el ego que tengo  hace que comparta en mi post un fragmento, sino te gusta el culto a la personalidad que tanto crítico de Castrolandia no leas:

"Fui novia de (... ) y lo dejé todo por tí. No creo que te acuerdas de ese detalle pero así fue.
Nunca olvidé tus besos,  tus labios, tu hermoso color de piel, tus detalles, tus lindos modales.
Te prometo,  el día que nos volvamos a ver iré vestida de negro . ¿Me conocerás?
Solo quiero que sepas que mientras tú duermes, en el otro lado del mundo a partir de hoy, hay alguien que te cuidara el sueño."


Nota.
Ella dejó esta nota en messeger. Ella no es la de la foto. Tiene una vida. No conocerás otros detalles pero seguro te ha pasado algo parecido. Mi ego me hace compartirlo. Debe ser el otoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario