¿Dónde encontrar mis libros?

En Amazon podeís encontrar dos libros míos: 'Síndrome de Ulises,' y Del Procés a la República'

páginas vistas

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Alfiler de corbata de Antonio Maceo que llevaba puesto cuando lo mataron.

Antonio Maceo llevaba la bandera cubana de Narciso López cuando lo mataron.

"Maceo ha caminado mucho y está agotado. Tiene fiebre. Le duelen todas las heridas y los ordenanzas le friccionan las piernas para aliviarlo. Le contraría no encontrar los hombres y los caballos que esperaba a su llegada, pero sabe que con haber salido de Pinar del Río y estar en territorio habanero ha infligido una derrota a Weyler. Sube la fiebre y el general Miró, que vela a su lado, lo ve agitarse en la hamaca y le escucha frases incoherentes. En el amanecer cuenta a Miró su sueño. Le dice que vio a su padre, a su madre y a todos sus hermanos muertos. Estaban a su lado y lo llamaban por su nombre. Le decían: Antonio, basta ya de lucha, basta ya de gloria. Habló enseguida sobre Mariana, que iba ya para tres años de muerta, recordó a su hermano José y no ocultó su preocupación por la situación de su esposa, enferma y sin recursos en Costa Rica. Más tarde conversó con su médico. Diría el doctor Zertucha: Me dijo que tenía el presentimiento de que lo iban a matar.
Es ya el amanecer del 6 de diciembre de 1896 y apenas le quedan 24 horas de vida."

Maceo está de moda. Ha vuelto un general negro, cubano y mambí. Hace unos días hubo revuelo en la prensa cuando el presidente del gobierno español anunció que llevaba la silla del General, hecha de Palma a La Habana.
Ya la silla está en Cuba y hoy he encontrado que cuando lo mataron llevaba este alfiler con la bandera cubana.
Me gusta que la historia me devuelva un héroe de la independencia de Cuba, "nadie tuve ni tendrá los cojones de Maceo..."



Alfiler de la Expo de Cuba. De la Colonia a la República en Sant Cugat. 

Está mirando el mar desde la finestra de Pau Casals.

Joanna está mirando el mar mediterráneo desde la ventana donde Pau Casals hace cien años también miraba el mar.
Él se fue de aquí, de esta Vil.la Casals, de este mar y no volvió jamás. Lo mismo que yo de una isla.
Joanna ha amanecido en el Vendrell abrazada a esta piel negra de exilio.
Me abraza y sabe de mi tristeza. Yo sé de la tristeza de su vientre nacido que estudia en esa isla que Borges amaba, Inglaterra.
Por eso no la abrazo cuando mira el mar.
Sé que escribe un mensaje al mar que atraviesa su nostalgia de una hija del otro lado del mar del norte.

La abrazo en otra mañana que se queda roja de rostro sin ser comunista. Pero si feliz como una perdiz que encuentra el mar.
Casals no debe haberle molestado que un hombre negro de exilio se acostara de forma ilegal en su cama.
Pau Casals seguro sabe mejor que nadie que es amar una piel de mar en la nostalgia del exilio, se llama: música.

Si Pau Casal probara a esta cubana que parece una burguesa en la ventana, seguro abandoraría Springfield como Homer J. Simpson, como he hecho yo con la mitad de su luz.




Poema a Jordi. Que nos dejó su piso en el Vendrell, y le debo un finde de cumple feliz. Gracias.