páginas vistas

martes, 31 de marzo de 2015

Guido Llinás un pintor cubano en París, diferente y abstracto.


“El exilio nos persigue, Hatuey fue un exiliado, Máximo Gómez, los padres de Maceo y de Martí. En el 63 llegué a Praga en un avión de Cubana con Lam y Bertina Acevedo. Después, París. Salí encuero y con las manos en los bolsillos, no podía arriesgarme y no saqué ni un dibujito. Tuve que empezar a “inventar” de nuevo”
Llinás, Guido

Hace diez años murió en París, el pintor cubano: Guido Leopoldo  Benito Llinás Quintana, 1923- París en el 2005, tras ser atropellado por una moto tras salir de la tienda donde compraba sus óleos, tenía 82 años. Aquí algunas de sus obras,  y fotos con la élite cultural cubana de París. Desde el  más grande pintor cubano del siglo XX: Wilfredo  Lam, o el escritor Severo Sarduí... Además, un perfil de su vida y sus cuadros...

Guido Llinás nació en Pinar del Rió, estudió música, gracias a su estatura jugó baloncesto, pasó brevemente por la Escuela de Artes Plásticas de Pinar del Rió y se graduó de maestro en pedagogía de la Universidad de La Habana en 1953. Estudió grabado en París: serigrafía en 1959 y varias técnicas con William Hayter en 1959-61. En 1963, abandonó Cuba definitivamente:
“Yo le dije a mi hermano que me tenía que sacar de la isla, sino me iba a meter en una embajada y eso lo iba a perjudicar a él, pues era ministro del gobierno revolucionario. En el año 63 mi hermano me consiguió la salida bajo el pretexto de una beca, de continuar mis estudios en París. Llegué y me quedé. Poco después del triunfo de la revolución en 1959 yo me di cuenta que las cosas iban a salir mal. 
Entre 1953 y 1957, Llinás visitó Estados Unidos cada verano (debido a sus vacaciones de maestro) y fue entonces cuando pudo ver directamente pintura moderna:
"Visité Washington, Filadelfia y Boston, me aprendí el Museo de Arte Moderno y el Metropolitan y todas las mejores galerías. Veía por primera vez los originales de Picasso, Miró, Gauguin, los impresionistas, etc."


Para Llinás, el encuentro con el expresionismo abstracto fue decisivo. Entró allí y no volvió a salir se le considera un pionero en Cuba en este estilo pictórico. 



Fuentes:
CubaEncuentro/AlejandroAnreus/InternetPhotos/www.thecubanhistory.com
Guido Llinás, painter and engraver
The Cuban History, Arnoldo Varona, Editor

La pareja perfecta existe: uno indual.

Que nos separemos por desavenencias,  no quiere decir, que la pareja perfecta no exista...

"Él que se enamora con los ojos busca el ciento; dice la sabiduría china en el Libro del Tao; él que se enamora del cuerpo, busca el uno indual. Enamorarse con el cuerpo significa sentido innato de la unidad de las formas."

Era muy joven y habanero cuando leí esto en un libro de José Lezama Lima y debo reconocer que me impactó mucho. Vivir dentro del reino de la imagen poética desde que salí de la adolescencia me ha hecho enamorarme con los ojos y con el cuerpo. Imagen y creación -tiene razón el poeta- forman el uno indual. 

Yo ante la imagen de un cuerpo que me anula los sentidos, suelo escribir (crear)  el matiz que me desvela y hierve;  ahí, antes del contacto entre dos pieles, antes de la relación de líquidos,  está la relación perfecta. El suceso que nos devora y restituye cada cierto tiempo.  Llevar esto a la realidad de una relación en la carne,  es la tarea, -feina en catalán- por la que algunos se nos va la vida.

No quiero parecer pesimista. Pero el mundo virtual ha creado un ADN de la perfección en la relación  a través de la imagen virtual, no olvidemos que "horror vacui," es el miedo a quedarse sin imágenes, me refiero a la imagen y a estar solo.  

Ahora  te emocionas de imágenes durante un tiempo sin llegar a la relación con el cuerpo:  ¿Avance o retroceso del uno indual: o sea, de imagen y creación ?¿Escucha alguien está canción?




foto de Chema Madoz. Metáfora perfecta para mi post.