páginas vistas

jueves, 26 de julio de 2018

Taxistas de media España destruyen 30 coches en Barcelona y ni un detenido. Menos los independentistas catalanes cualquiera destroza. Yo ya tengo Uber y Cabify.

Los clientes de Barcelona y de buena parte de Europa quieren y prefieren Cabify y Uber. Por la forma en que se les trata, por ofrecer: agua, wifi, por elegir la emisora que quieren escuchar. Y por ser más baratos.
Montarse en un taxi tradicional en Barcelona u otra ciudad, y aguantar las emisoras que escuchan, además, ninguno tienen wifi, y van con lo más facha de la radio española, o sea Gimenez Losantos, incluido. No merece la pena.
Ayer estos depravados taxistas unos mil de huelga violenta, destruyeron 30 coches y hay  tres heridos graves ingresados. "Además, de los taxistas catalanes también han participado unos 150 taxis de Madrid, Valencia, Bilbao, Gijón, Sevilla o Zaragoza.
Incluso uno de esos coches UBER, llevaba una familia francesa dentro. El chofer avisa (la foto que ilustra el post) es el momento en que el chofer advierte a estos bestias y retrazados de que hay una niña francesa dentro y en vez de parar, golpearon al padre, a la madre y al taxista. A otro conductor le tiraron ácido en la cara.
Dios es bueno, y voy yo con mi sobrino y su hijo y su mujer francesa en el coche y hoy estos " HP" no estuvieran de huelga seguro. Tienen todo el derecho a manifestarse, pero no a golpear a clientes y choferes y gritarle de paso insultos racistas.
Estoy seguro que ninguno hoy ha sido detenido por la policia ni la guardia civil. No había esta violencia en Barcelona desde el 1-O por las porras de la Guardia Civil y Policía. Si llegan a ser independentistas hoy estuvieran presos. Aquí todos pueden ejercer su derecho a la protesta violenta, menos los indepes.
Además, yo soy el primero que jamás me montaré en un taxi tradicional. Ya tengo la aplicación de Uber y Cabify y haré campaña gratis porque nadie vuelva a coger un taxi.
Yo elijo entre muchas marcas la ropa que me pongo o la marca de agua que me bebo, ¿por qué tengo que montarme exclusivamente en taxis tradicionales y más caros?

Nota de un conductor de Uber de Miami... Amigo y seguidor de mi blog. Me aclara casi todo del tema.

"Como bien dices, es el cliente quién debería poder escoger el servicio de transporte. Yo trabajo en Uber Miami y al principio hubo muchos roces entre conductores de taxis y nosotros. El caso de Uber USA es singular. Nosotros tenemos el rango de Contratistas. No somos autónomos tal como se conoce en España. No pagamos una tasa mensual por hacer nuestro trabajo. Mi negocio es tener un coche en regla y un teléfono móvil. Uber me da su software, pide estar legal en el país, número de la seguridad social y una cuenta de banco donde poner el dinero que ganes. Nada más. Ni un centavo. A partir de ese punto y una vez que le doy al botón virtual del móvil paso a ser José Antonio el tipo normal a José Antonio el contratista bajo leyes federales y estatales. Protección jurídica y restricciones territoriales. Eso levantó ampollas en el sector del taxi y con mucha razón. Su modelo de negocio es antiguo, caro e inseguro. Mantener un taxi obliga a pagar muchos impuestos y eso enoja a cualquier empresa de taxis. Pero al final se impuso la sagrada ley de oferta y demanda. La gente se siente más segura en Uber que en un taxi. Conocen de antemano el recorrido y precio del trayecto. Ven en pantalla del celular foto y nombre del chófer que les llevará, tipo y matrícula del auto. Datos personales más opiniones escritas por clientes anteriores sobre la calidad del servicio. Eso no lo hacen los taxistas. Y lo están pasando mal con Uber comiendo trozos de su mercado. Pero ellos entre la resignación y la actualización de su modelo han dejado las agresiones contra nosotros porque el interior de un coche, según las leyes yanquis, es una extensión de tu espacio privado. Cualquier tipo de agresión contra un Uber es una actividad ilegal contra el espacio privado de un individuo que está usándolo como actividad económica como también hacen clínicas, bufetes de abogados en casa rentadas para esos fines. Y por último, perdón por lo extenso de mi opinión, muchos Uber en Miami andan con pistolas. La central de Uber, que está en California, lo prohíbe pero igual se lleva. Lo ocurrido hace un año en el norte de Miami Beach cuando un delincuente asaltó de madrugada un Uber que viajaba con una pasajera fue un botón de muestra sobre cómo está la cosa. El chófer de Uber sacó una 9mm y disparó desde dentro del coche metiéndole cuatro balas en el pecho al joven que iba hacia él armado con dos pistolas. La policía no levantó cargos contra el Uber al considerar que fue en legítima defensa y el hecho creó un curioso presente en Uber Miami. Desde entonces los taxistas son muy amables con nosotros. E incluso nos saludamos al cruzarnos. La realidad que describo funciona sólo en USA. España es otra cosa. Abrazos querido Arsenio Rodríguez Quintana"

Estoy en Miami, de Catalunya. No de La Florida.

Miami Platja, en Tarragona, también existe en Catalunya. Aunque a 90 millas no hay nada parecido a una isla de Cuba, sí a  77 millas está Barcelona,  eje esencial de mi existencia desde hace 17 años. Tarragona, junto con Lleida, Girona y Barcelona conforman las cuatro provincias de Catalunya.  Tarragona fue un núcleo importante  en tiempos romanos y cuenta con arquitectura, Anfiteatro y otras instituciones extraordinarias, no por casualidad fue capital de la provincia romana de Hispania.

Este Miami se empezó a construir en 1952, por iniciativa de Marcelino Esquius, quien vino de Hospitalet de Llobregat y recompró los terrenos éstos donde se comenzó a levantar un núcleo urbano que hoy cuenta con solo 11.500 habitantes nada que ver con Miami, Florida. De estos habitantes yo solo vine a ver a dos, uno que es parte de mi sangre.

En esa fecha, los años cincuenta del siglo pasado,  Miami de la Florida solo tenía 55 años de fundada, lo había hecho en 1896; y para nada se parecía al referente que hoy tiene con la emigración latinoamericana y cubana, que tras el triunfo de la Revolución en 1959 casi la invadió en oleadas, donde cientos de miles de cubanos han convertido ese antiguo balneario de retiro en la 9na población de E.U.

Este núcleo costero situado a unos de 30 kilómetros al sur de Tarragona, Catalunya, en pleno corazón de la Costa Dorada.  No ha tenido el impacto de el Miami de la Florida y quizás la zona donde estoy se parezca mucho aquel Miami en los años 50 del siglo pasado.

No he encontrado el motivo por el cual Marcelino Esquius decidió ponerle Miami ha esta urbanización en pleno Mediterráneo, cuando esa localidad en Florida no tenía la relevancia que tomó años más tarde. Quizás solo lo puso como destino de sol y playa, lo que es hoy, y lo que antes era aquel Miami tras el Atlántico..